Reflexiones

La Intimidad en Fotografía by Matias Hyde

Buenos Aires, verano, 2018.

Buenos Aires, verano, 2018.

 

Creo que la intimidad tiene que ver con sentir esa proximidad del fotógrafx con lo que fotografía. No se trata solamente de una proximidad física per se (que también cuenta, claro) sino de una emocional. Esa que existe cuando se establece una conexión genuina con una persona o un lugar, cuando uno “se siente como en casa”.

De entre todo el mar de fotografías que se producen y consumen actualmente, a veces siento cómo esa intimidad aparece, así de la nada, atravesando el papel, conmoviéndome sin poder explicarlo precisa y racionalmente. Es a lo que aspiro, y lo que me hace entender la fotografía como un modo de expresión personal (como lo pueden ser el lenguaje escrito o musical).

Esta particular conexión la percibo, por ejemplo, en los retratos de familia de Christopher Anderson en su libro “Son”, o en la obra “Pájaros” de Graciela Iturbide, o en los paisajes del Mar Muerto de Vanessa Winship. Son mi nueva obsesión. ¿Cómo se podría definir “ese qué se yo, viste?”, esa presencia mística, casi palpable, de los propios Anderson, Iturbide y Winship en papel?

 

En este nuevo camino me encuentro, buscando esas fotos que sobresalen como faros, que me hablan de lo que realmente quiero expresar visualmente.

Contrariado, siento con alivio y desesperación el saber que no tienen una fórmula para replicarlas cada vez que fotografío.

Eso las hace tanto más especiales…

…y así como una aparece, nunca sé cuándo vendrá la próxima.

Buenos Aires, otoño, 2018.

Buenos Aires, otoño, 2018.

 

Influencias by Matias Hyde

Influencias…

¿Qué hago con ellas?

Me guiaron e inspiraron en mis primeros andares fotográficos. Reconocí en ellas algo de lo propio en gestación, pero con recorridos y experiencias de obvias diferencias.

Pero en algún punto, por mi exigencia e historia particulares, estas mismas influencias llegaron a convertirse en una carga, oscureciendo mi natural crecimiento con su sombra. Veía la realidad en forma de fotografías vistas anteriormente, y no con mi propia mirada.

Intenté entonces escapar a esas influencias haciendo algo distinto, algo nuevo para mí. Es más, intenté producir algo que nunca se había tratado hasta el momento. Ese Gran Proyecto basado en un Gran Tema. Salí al mundo con ideas, convicción y resolución renovadas…sólo para darme cuenta de que todos esos Temas (como el amor, la soledad, el exilio, la guerra, la comedia, la venganza, la infancia, etc…) ya habían sido abordados con anterioridad, y no sólo una vez, sino decenas de veces, magistralmente. Me di cuenta que mis ideas y proyectos distaban mucho de ser originales.

En definitiva, que soy uno más, y no puedo reinventar la rueda. Me pregunté entonces, ¿en qué lugar me deja todo ésto? ¿Tiene sentido seguir fotografiando?

Matias Hyde - Influencias

Personalmente, sólo después de serias crisis y mucha reflexión, puedo decir que SÍ, y mucho. Me propuse abrazar mis influencias, y dejar de huir de ellas.

Intenté imitar, copiar, robar lo mejor posible mis influencias, al milímetro, con un sólo propósito: entender que nunca se puede repetir una misma foto. Que por mucho que lo intente, mis fotos siempre serán diferentes, hechas en otro tiempo, otra contexto, otra cultura, mi mirada con una historia personal única e irrepetible.

Uno de mis tantos intentos imitando a  Bruce Gilden . Madrid, 2012.

Uno de mis tantos intentos imitando a Bruce Gilden. Madrid, 2012.

Y otro copiando a  Ernesto Bazán . Madrid, 2012.

Y otro copiando a Ernesto Bazán. Madrid, 2012.

Y cuando entendí ésto, no hace mucho, sentí un alivio creativo sin precedentes en mi vida.

Con esta epifanía, me liberé de la ansiedad de querer ser único e irrepetible, porque no hace falta buscar serlo. Ya lo soy.

Me centro ahora en los Temas con lo que me siento en mayor sintonía, por muy cotidianos que sean. Ya no siento la necesidad de viajar a ningún país exótico a cubrir grandes eventos o tragedias, o retratar celebridades, entre tantos otros ejemplos. Me basta con la cotidianidad y familiaridad de mi vida más inmediata para desarrollar y aumentar mi lado espiritual y creativo.

La sombra se aclaró por fin, y empecé a ver con mis propias fotos.


¿Se parecen mucho a quienes admiro? Quizás sí, a veces quizás demasiado, no lo sé. Pero no me importa. Disfruto con lo que hago, y cada día con más convicción hago fotos sólo para mi, y para nadie más. Pero sin descuidar los fundamentos de lo que creo conforma una buena foto…

Pero, ¿y cómo es una buena foto? ¿Cómo la distingo del resto?

Gran pregunta para otro día…

(Re)Construyendo Recuerdos by Matias Hyde

Siempre me interesó el concepto de entender las fotografías instantáneas como Recipientes de Memorias.

¿De qué manera construyen e informan nuestra opinión de lo que recordamos?

¿Recordamos la propia instantánea…o el hecho en sí mismo?

Yendo más allá…¿son nuestras memorias una construcción híbrida de recuerdos genuinos e imágenes?

¿Cómo recordaríamos nuestras vidas sin la influencia visual de las fotografias?

Matias Hyde - Recuerdos

Esta manera de influir (y hasta cierto punto de mentir) sobre lo que recordamos, refuerza mi opinión de que la fotografía no puede ser objetiva, ni operar bajo diferentes verdades más que una sola: la de uno mismo. La Verdad de cómo vivimos lo fotografiado.

Si aceptamos esta premisa, automáticamente nos quitamos el peso de querer “reinventar la rueda”, o buscar ser originales, porque si somos honestos presentando nuestra Verdad, el contenido y forma de lo que hacemos será intrínsecamente auténtico, irrepetible.

Matias Hyde - Recuerdos

La Ficción Como Verdad by Matias Hyde

Las imágenes que hacemos o consumimos efectivamente describen un sujeto fotográfico. Pero muchas veces, sino todas, estas imágenes son acerca de otra cosa. Algo relacionado más con la historia personal del fotógrafo y los vínculos y relaciones que forma a partir de ello, y no tanto de lo que fotografía en sí mismo.

Podemos crear o contar historias que pueden aparentar ser verídicas, pero que inevitablemente siembran la duda…

“¿Lo son, realmente?“

“¿Puede la fotografía servir como un instrumento de registro fiel y verdadero de la Realidad que transitamos, vivimos, observamos, sentimos?“

Personalmente, creo que no, y que nunca podrá ser puramente objetiva. Y es lo que la hace tan única.

La fotografía es ficción, pero una que resulta creíble.

Y precisamente en esta ficción es donde la fotografía es más poderosa, y donde encuentra su Verdad.

Experimentar by Matias Hyde

Lo que deseo para todxs los que estamos en la lucha de crecer como artistas:


Permitirnos el placer de experimentar, de escapar a la rutina y de lo conocido.

Romper, aunque sea por unos días, con las ideas y prácticas que creemos nos definen, y abrazar el desconcierto de no reconocernos.

Retratos, naturalezas muertas, paisajes, abstracciones...todas estas disciplinas requieren de poderes de observación y contemplación diferentes, de desarrollo de habilidades sociales y personales que, en ùltima instancia, amplían nuestra visión y nutren nuestra vida. ¿Por qué no vivir cada una de ellas, y sorprendernos con sus resultados? ¿Por qué acotarnos a una sóla, y negarnos las bondades del resto?

Matias Hyde - Experimentar
Matías Hyde - Experimentar
Matias Hyde - Experimentar
Matias Hyde - Experimentar

Vivir las Preguntas by Matias Hyde

La primera pregunta que me plantearon en el primer workshop de fotografía personal al que asistí años atrás fue “¿por qué fotografías?”. ¡Qué pregunta incómoda! Sobre todo por el silencio que le siguió. Entonces no tenía idea. Simplemente hacía fotos. No me parecía muy urgente responderla, ni necesario planteármela. Seguía inocentemente el mantra de Anders Petersen, “fotografía con el corazón, no con la mente". Hago fotos, luego las edito. Punto.

Pero no pude esquivar esta nueva etapa de reflexión. Con el paso del tiempo, surgieron otras preguntas igualmente difíciles y que me mantuvieron despierto en más de una noche. “¿Surge de una necesidad vital, como un vehículo de autoconocimiento? ¿Quizás como una forma de relacionarte con el mundo? ¿Celebras este mundo o lo denuncias?”

Me pregunté estas cosas una y mil veces, siempre incómodo, siempre con respuestas vagas y que me resultaban poco convicentes. Podían variar de un día a otro, me contradecía… Parecía estar cada vez más confuso. ¿Podía la fotografía no tener sentido alguno?

Pero a base de seguir cuestionándome absolutamente todo, de luchar contra las dudas, de aceptarlas, poco a poco mi enfoque pareció empezar a definirse, mis opiniones acerca de la fotografía como medio de expresión personal se hicieron más rotundas, y a base de hacer fotos todos los días, el camino se fue despejando. Las respuestas llegaron una a una, y con ellas, una confianza como autor que desconocía. Y me sorprende que, a pesar de esta nueva lucidez, sigo fotografiando con el corazón, y editando con la mente, sólo que ahora lo hago con mayor convicción.

Muy recientemente, y en consonancia con todo este proceso, me recomendaron leer Cartas a un Joven Poeta de Rainer Maria Rilke.

En una de las cartas, Rilke aconseja al joven poeta lo siguiente:

Street- FoLa Workshop-11.jpg

“Tenga paciencia con lo que no está aún resuelto en su corazón y que intente amar las preguntas por sí mismas, como habitaciones cerradas o libros escritos en una lengua muy extraña.

No busque ahora las respuestas: no le pueden ser dadas, porque no podría vivirlas. Y se trata de vivirlo todo.

Viva ahora las preguntas.

Quizá después, poco a poco, un día lejano, sin advertirlo, se adentrará en la respuesta. Quizá lleve usted en sí mismo la posibilidad de formar y crear como una manera de vivir especialmente feliz y auténtica.

Prepárese para ella, pero acepte todo lo que venga con absoluta confianza.

Y siempre que algo surja de su propia voluntad, de alguna honda necesidad, acéptelo como tal y no lo odie.”

-Cartas a un Joven Poeta, de Rainer Maria Rilke

Tiempo de Transformaciones by Matias Hyde

Finaliza un año y comienza un período de reflexión que navega ente lo nostálgico del pasado y la euforia de ese mundo de posibilidades que ofrece el porvenir.

Matias Hyde - Balance 2018

De todos los aprendizajes que me nutrieron a lo largo de estos meses, el que tuvo un impacto brutalmente positivo en mi vida personal fue la epifanía del poder transformador que puede ofrecer la fotografía.

La capacidad de conocer personas, compartir momentos, y en su última expresión, la de desarrollar amistades.

Matias Hyde - Balance 2018
Matias Hyde - Balance 2018

A todos con quienes compartí estos breves y bellos momentos…mi más profundo agradecimiento. Enriquecieron mi vida de una forma que no puedo expresar en palabras.

Matias Hyde - Balance 2018
20180921_Hyde_Día de la Primera-1319.jpg
Matias Hyde - Balance 2018
Matias Hyde - Balance 2018
Matias Hyde - Balance 2018
Matias Hyde - Balance 2018

Desaprender lo Aprendido II - Accidentes by Matias Hyde

Partiendo de una formación técnica muy exigente, suelo esperar de mi trabajo pulcritud, y sobre todo, tener control de todo el proceso fotográfico, desde la toma en cámara, pasando por el proceso de revelado (tanto analógico como digital), hasta el copiado en papel.

En este camino de constante evolución, sigo cometiendo "errores" de exposición, enfoque, encuadre, etc. Cuando analizo estas fotos accidentadas, mi primer impulso es el de descartarlas, con un desdén y rechazo que no dejan de sorprenderme. Por suerte, nunca lo hago y las guardo “por si algún día me sirven para quién sabe qué”. Ese día llegó, aunque de forma gradual, y me obligó a reflexionar sobre todo este asunto.

Matias Hyde - Accidentes

¿Por qué tengo estos accidentes en tan baja estima y no los considero como posibles vías de juego fotográfico? ¿Es, acaso, porque visualmente no pertenecen a un determinado canon de calidad, ese tirano estándard establecido por la fotografía más tradicional y conservadora en la que me formé?  

¿Quién dice (y por qué habría de opinar igual) que lo nítido es mejor que lo movido, que lo claro es mejor que lo oscuro, que, en definitiva, hay una sóla manera de hacer fotografías dignas de apreciación?

Matias Hyde - Accidentes

A ese tirano, le digo, citando a Whitman:

Yo también soy indomable e intraducible,y sobre los tejados del mundo, suelto mi graznido salvaje.
— Canto a mí mismo, Walt Whitman

Hago fotos para mi, y como a mi me gustan.