Smartphones

Smartphones by Matias Hyde

Reconozco que en su momento tuve mis prejuicios con respecto a usar smartphones para hacer fotografías. Me parecía entonces “algo demasiado fácil”, una práctica “poco seria”.

Sonrío pensando en lo inflexible de mi actitud.

Por supuesto, el problema no era la herramienta per se, sino cómo me estaba relacionando con ella (que, por cierto, resulta ser increíble, y al alcance de la mano cuando y donde quiera).

Creo que una de las grandes virtudes de la fotografía es que pertenece a círculos exclusivos en forma física como museos y colecciones privadas, como a medios masivos gratuitos en forma digital como en Facebook, Instragam, etc. Sin olvidar los fotolibros de tiradas limitadas, codiciados por dedicados coleccionistas, pasando por los fotolibros en constante re-impresión, o los siempre emergentes y experimentales zines.

Matias Hyde - Smartphones.jpg
Matias Hyde - Smartphones

Actualmente, la fotografía es democrática y no entiende de posiciones sociales para prosperar. Si uno quiere hacer fotos, encontrar la manera de hacerlo es relativamente fácil, y todo ello es válido.

Teniendo esta enorme ventaja a mi favor…¿por qué no sacarle provecho? ¿Por qué no tomar en serio tambén un smartphone (entendiendo por ello el utilizarlo como herramienta de expresión personal a consciencia con dedicación diaria)?

Irónicamente, en cuanto cambié mi mentalidad, y reconocí sus capacidades inherentes, comencé a experimentar y a divertirme muchísimo. Me sentí liberado, con una capacidad de juego renovada. Transitaba las calles haciendo fotos y riéndome entretenido con los resultados. “Lo que me estuve perdiendo todo este tiempo, dammit”.

¿Qué gané con tomarme en serio los smartphones? No tomarme tan en serio, y permitirme jugar tanto con herramientas “serias” como las “no tan serias”. O lo que es lo mismo, divertirme o trabajar con cualquier cosa que haga fotos, y conseguir resultados que me gustan.

Matias Hyde - Smartphones
Matias Hyde - Smartphones

(En cuanto a lo técnico, utlicé las aplicaciones Lightroom CC Mobile, Snapseed y VSCO, por sus interfaces intuitivas por las que es fácil navegar, y los controles de retoque tan variados y personalizables.)

Fotografías en Papel by Matias Hyde

La fotografía nunca fue tan popular y, sin embargo, está muriendo como forma de arte.
— Antonio Olmos

Olmos argumenta que el nacimiento de la fotografía hizo obsoleto el trabajo de los pintores retratistas de familias en las décadas posteriores a 1850. Hoy en día, con la revolución digital, y la excelente calidad de los Smartphones, le toca el turno al trabajo de los "fotógrafos profesionales” (entendiendo por ello a quienes se ganan la vida haciendo fotos). "Los fotógrafos están siendo destruidos por el nacimientos del iPhone. Quienes antes ganaban 1000 dólares a la semana haciendo fotos de bodas, ahora se ven al borde de la extinción. Con más y más frecuencia dejamos de necesitar a este tipo de fotógrafos porque simplemente podemos hacer las fotografías nosotros mismos".

Pero esta muerte de la fotografía de la que habla Olmos va más allá (los fotógrafos profesionales tendrán que adaptar su modelo de negocio, y buscar nuevas formas de sustento, qué remedio).

Nos plantea, "¿quién necesita imprimir fotos cuando es gratuito compartirlas en las redes sociales?

Buenos Aires, 2016.

Buenos Aires, 2016.

No se trata de sacar fotos solamente, sino de hacerlas. Materializarlas, imprimirlas. Y es aún más importante recordarlo en una era donde sacamos fotos impulsivamente a todo: la comida que consumimos, las cosas que compramos, los lugares que visitamos, selfies en eventos, conciertos, exposiciones que asistimos, you name it. Y ésto es un arma de doble filo. Ya existen estudios que demuestran que sacar fotos impulsivamente a todo perjudica nuestra memoria. Ya no nos preocupamos por vivir una experiencia, contemplarla, sentirla al 100%. Estamos llegando al punto en que necesitamos, dependemos de la tecnología para recordar esa experiencia. Siempre está el celular de por medio, intentando validar esa experiencia, y por otro lado, para distraernos si, al contrario, aquello que tenemos delante no nos interesa. Lo irónico de querer inmortalizar pequeños detalles o grandes eventos trascendentales en nuestra vida, para que luego todo se pierda en el oceáno infinito de imagenes online en el que navegamos diariamente. ¡No podría ser más efímero!

Me pregunto, de no existir Facebook, Instagram, Tumblr, Flickr, etc...¿cómo sería nuestra relación con la fotografía? ¿Sacaríamos o haríamos fotos? ¿De qué manera las compartiríamos con los demás?

La impresión de las imagenes es la expresión máxima de la fotografía.

Copias de trabajo del proyecto en desarrollo “Memories of Youth”.

Copias de trabajo del proyecto en desarrollo “Memories of Youth”.

Una propuesta: contemplar más, sacar menos fotos e imprimirlas.