Reflexión

Acompañar Junto con la Cámara by Matias Hyde

Bailando tango entre amigos, Buenos Aires, 2019.

Algo que me cautiva de la actitud de Nan Goldin al fotografiar a sus amigos y entorno más íntimo: los acompaña en todo lo que hacen, cámara en mano, participando como una más. Nunca está desde afuera sin ensuciarse las manos.

¡Siguiendo su ejemplo, los resultados son siempre interesantes!

Eliminar Fotos by Matias Hyde

Matias Hyde - Eliminar

Como fotógrafos, tenemos a nuestra predisposición una poderosa herramienta que suele estar infrautilizada: restar fotos de una serie en progreso.

Siempre está la tentación de producir más y más, y sumarlo al proyecto en cuestión con la esperanza de mejorarlo, cuando sería mejor todo lo contrario.

Además, surge la pregunta…¿cuándo dar por terminado un trabajo? Una idea: todas las fotos que vamos rechazando para la secuencia final del mismo bien podrían estar sugiriéndonos el próximo.

Lo Perfecto es Enemigo de lo Bueno by Matias Hyde

Hoy quiero recordarme que siempre es mejor hacer un poco todo los días, lo que me sea posible, que apuntar a la perfección constante sin permitirme la opción de equivocarme o hacer algo mediocre. Que lo importante es mantener la constancia y la productividad.

Raymond Carver la tenía clara cuando escribía “un poco todos los días, sin esperanza, pero sin desesperación”.

Paseos, jugando con la mirada. ¡Quizás algo termine por encontrar!

También lo dijo el bueno de Voltaire en su día, con otras palabras…

Lo Perfecto es Enemigo de lo Bueno.

¿Cómo es una Buena Fotografía? by Matias Hyde

Siempre creí en lo mucho que nutre estudiar la Historia del Arte (en todos los continentes y épocas) para desarrollar un lenguaje visual. Hacer un esfuerzo por entender cómo los artistas creaban, y desde qué lugar personal y bajo qué contexto socio-político lo hacían. En definitiva, entender cuáles eran los cánones de belleza a lo que se aspiraba entonces, o predominaba en cada civilización.

Me parece muy interesante la variedad de formas y expresiones artísticas que existieron y desarrollaron en toda la Historia de la Humanidad. Bajo mis ojos, no hay una mejor que la otra, son todas “buenas”, sino increíbles. Desde las maravillosas y atemporales pinturas en las cuevas de Chauvet en Francia y Altamira en España, a los relieves mesopotámicos, pasando por los dibujos y grabados de Hiroshige, hasta los retratos de Frida Kahlo. Todas son expresiones únicas, irrepetibles y MAGNÍFICAS.

Ahora bien, ¿qué pasa con la fotografía? Como lenguaje, es muy, muy joven. De hecho, nos encontramos viviendo plenamente la Revolución Digital, que la siento como esa rebeldía propia de la adolescencia. El camino de la fotografía sigue actualmente en constante transformación, aún madurando. Por ejemplo, hace un siglo dominaba el Blanco y Negro, y sólo desde hace unas pocas décadas que el Color tomó las riendas…por no mencionar otros tantos casos.

Dentro de este crecimiento, distingo dos vertientes, que se entrelazan a veces confusamente. Una comercial, y otra artística.

La primera tiene muy claro lo que necesita, y dictamina cómo debe de ser una foto formalmente para ser válida: que respete hasta cierto grado determinadas reglas de composición, que utilice astutamente todas las cualidades de la luz (natural y/o artificial), sin contar con los enfoques críticos, y que contenga algunos trucos técnicos que no hacen otra cosa que homogenizar la producción global actual.

La segunda vertiente, para mi, es la fotografía como expresión personal, siendo el foto-libro el sumun de un cuerpo de trabajo fotográfico.

Y es dentro de este contexto donde el dilema que una foto sea “buena” o mala pierde relevancia. Lo que sí importa es lo que el libro quiere decir, cómo te conmueve. Da igual si lo logra con un conjunto de buenas o malas fotos. Si algunas responden al canon más clásico, genial, y si otras rompen con el mismo, perfecto. Creo en el poder del total de cada una de esas partes.

Y creo también en que, hagamos lo que hagamos, sea siempre desde la dedicación y consciencia plenas.

Influencias by Matias Hyde

Muchos fotografxs me guiaron e inspiraron en mis primeros andares fotográficos. Reconocí en ellxs algo de lo propio en gestación, aunque con recorridos y experiencias de obvias diferencias.

Pero en algún punto, quizás por mi exigencia o ambición, estas mismas influencias pasaron a convertirse en una carga, oscureciendo mi natural crecimiento con su sombra.

Pensé en escapar a ellas haciendo algo nuevo para mí, y ya de paso, nuevo para el mundo. Quise abordar un Gran Proyecto basado en una temática de actualidad relevante. Ingenuamente, salí al mundo con ideas, convicción y resolución renovadas, sólo para entender que todo ello (el amor, la soledad, el exilio, la infancia, etc…) ya había sido abordado magistralmente con anterioridad.

¿Para qué reinventar la rueda? ¿En qué me lugar deja todo ésto? ¿Tiene sentido seguir haciendo fotos?

Sólo después de reflexionar sobre ello y proponerme abrazar mis influencias, y dejar de huir de ellas, puedo que decir que sí.

 
Matias Hyde - Influencias
 

Intenté imitar, copiar, robar lo mejor posible mis influencias, al milímetro, con un sólo propósito: entender que nunca se puede repetir una misma foto. Que por mucho que lo intente, mis fotos siempre serán diferentes, hechas en otro tiempo, otra contexto, otra cultura, desde mi mirada con una historia personal única e irrepetible.

Uno de mis tantos intentos imitando a  Bruce Gilden . Madrid, 2012.

Uno de mis tantos intentos imitando a Bruce Gilden. Madrid, 2012.

Y otro copiando a  Ernesto Bazán . Madrid, 2012.

Y otro copiando a Ernesto Bazán. Madrid, 2012.

Aliviado a partir de esta epifanía, hoy en día trabajo en los temas con los que me siento en mayor sintonía. Me basta con la cotidianidad y familiaridad de mi vida más inmediata para desarrollar y aumentar mi lado espiritual y creativo. .

La sombra se aclaró por fin, y empecé a ver con mis propias fotos.

¿Se parecen mucho a quienes admiro? Quizás, pero no me importa. Disfruto con lo que hago, y cada día con más convicción hago fotos sólo para mi, y para nadie más.

Podcasts by Matias Hyde

Un recurso con el que disfruto mucho son los podcasts de fotografía y cine. En su esencia, consisten en programas de radio con entrevistas a diferentes fotografxs, editores y directores que comparten sus experiencias y reflexiones más personales. Excelentes para acompañar esos largos viajes en colectivo o tren.

-A Small Voice, Conversations with Photographers, por Ben Smith (en inglés)

-The Candid Frame, por Ibarionex (en inglés)

-Visual University (en español)

-Ojo de Pez (en español)

Tras oír cientos de horas de entrevistas a artistas visuales de diferentes edades y trayectorias, y que se desenvuelven en proyectos muy dispares en contenido y forma, hay una idea compartida:

Lo enriquecedor que es fotografiar o escribir sobre nuestra cotidianidad, acerca de lo que mejor conocemos. La búsqueda consciente por apreciarla bajo puntos de vista diferentes forma un carácter abierto, flexible y empático, que nos beneficia artística y personalmente.

Matias Hyde - podcasts

Experimentar by Matias Hyde

Lo que deseo para todxs los que estamos en la lucha de crecer como artistas:


Permitirnos el placer de experimentar, de escapar a la rutina y de lo conocido.

Romper, aunque sea por unos días, con las ideas y prácticas que creemos nos definen, y aceptar el desconcierto que provoca no reconocernos.

Retratos, naturalezas muertas, paisajes, abstracciones...todas estas disciplinas requieren de poderes de observación y contemplación diferentes, de desarrollo de habilidades sociales y personales que, en ùltima instancia, amplían nuestra visión y nutren nuestra vida. ¿Por qué no vivir cada una de ellas, y sorprendernos con sus resultados? ¿Por qué acotarnos a una sóla, y negarnos las bondades del resto?

Matías Hyde - Experimentar
Matias Hyde - Experimentar
Matias Hyde - Experimentar