Autorretrato

Lo Perfecto es Enemigo de lo Bueno

Hoy quiero recordarme que siempre es mejor hacer un poco todo los días, lo que me sea posible, que apuntar a la perfección constante sin permitirme la opción de equivocarme o hacer algo mediocre. Que lo importante es mantener la constancia y la productividad.

Raymond Carver la tenía clara cuando escribía “un poco todos los días, sin esperanza, pero sin desesperación”.

Paseos, jugando con la mirada. ¡Quizás algo termine por encontrar!

También lo dijo el bueno de Voltaire en su día, con otras palabras…

Lo Perfecto es Enemigo de lo Bueno.