Más y Menos / by Matias Hyde

Matias Hyde - Menos es Más

Durante años, me interesó y exploré la idea de encuadrar muchos elementos dentro de una misma composición. Dejar que la mirada vague por la escena fotografiada, encontrando en el camino detalles cuan tesoros en un mapa pirata. (Se me ocurre que este interés tenga su raíz en mi fascinación por los libros de "¿Dónde está Wally?" en mi niñez).

Es un reto realmente entretenido, buscar, encontrar y elegir cómo fotografiar una escena donde suceden muchas cosas simultáneamente. Me pregunto, ¿cómo puedo añadir complejidad al encuadre? ¿Cómo completar cada esquina y centro con gestos, miradas, rostros, fragmentos de cuerpos?

Pero desde hace unos meses, empecé a experimentar con la simplicidad. ¿Qué o quién es realmente lo más importante en la fotografía en cuestión? ¿Qué puedo restar del encuadre para magnificar dicha presencia? 

Matias Hyde - Menos es Más

Cuando tengo dudas sobre cuán simple o compleja puede ser la lectura de una foto, utilizo una técnica que aprendí en dibujo del natural en Bellas Artes. Esta técnica consiste en entrecerrar los ojos para apreciar la dirección general de la luz y las tonalidades dominantes, con un ligero desenfoque, eliminando así cualquier detalle que pudiera entorpecer dicha evaluación. 

Así sería el efecto simulado con Desenfoque Gaussiano en Photoshop:

Matias Hyde - Menos es Más
Matias Hyde - Menos es Más
  Simplicidad compositiva lograda por una clara separación Figura-Fondo

Simplicidad compositiva lograda por una clara separación Figura-Fondo

Matias Hyde - Menos es Más
  Simplicidad lograda con claras separaciones de luz y forma.

Simplicidad lograda con claras separaciones de luz y forma.

Al hacer el mismo ejercicio con composiciones más complejas en contenido y forma, las distinciones ya no son tan claras.

Matias Hyde - Menos es Más
20120801_Hyde_Hoyo de Manzanares26-Edit2.jpg

Personalmente, disfruto con el reto práctico y creativo que ofrecen ambas formas de componer, y la manera en que me detienen a leer una foto. Una lectura resulta más inquieta, incluso nerviosa, y la otra más contemplativa.

Y creo que dentro de un mismo proyecto, su combinación puede ser muy poderosa para quebrar o dinamizar sus ritmos internos.