Eliminar Fotos by Matias Hyde

Como fotógrafos, tenemos a nuestra predisposición una poderosa herramienta que suele estar infrautilizada: restar fotos de una serie en progreso.

Siempre está la tentación de producir más y más, y sumarlo al proyecto en cuestión con la esperanza de mejorarlo, cuando sería mejor todo lo contrario.

Además, surge la pregunta…¿cuándo dar por terminado un trabajo? Una idea: todas las fotos que vamos rechazando para la secuencia final del mismo bien podrían estar sugiriéndonos el próximo.

20180918_Hyde_Milagros-948.jpg

Preguntas de Matt Black by Matias Hyde

Entrevistado por Ben Smith en el podcast A Small Voice: Coversations with Photographers, Matt Black pregunta a los oyentes…

¿Qué es lo que querés contar con tus imágenes? ¿Qué estás queriendo decir?

Pero sobre todo, ¿estás siendo sincero con el lenguaje y contenido que usas, o es más bien un recurso mezquino, siendo demasiado astuto al respecto?

Da igual que sea fotografía de retratos, abstracta, documental… se trata de conocer lo que uno quiere expresar, y hacerlo sin artimañas, ni trucos.

Matias Hyde - Reflexiones
Matias Hyde - Reflexiones.jpg

¡Hola, Color! by Matias Hyde

Esta foto marcó el inicio de una nueva era en mi trabajo personal.

Le dio la bienvenida al Color.

25-03-19-MATIAS HYDE-Bar & Visita Mati_7.jpg

Hace un año comencé a sentir la necesidad de fotografiar en Color en mis proyectos personales. Pero el miedo a dejar atrás la familiaridad del Monocromo, y las frustración que me dio mi daltonismo estudiando Bellas Artes, me impidieron siquiera buscarlo, y de encontrarlo accidentalmente, me ayudaron a ignorarlo parcialmente.

Hasta ahora.

Con esta puerta que se abre, me surgen muchas dudas que espero ir resolviendo (y seguramente surjan otras nuevas).

¿Cuánto quiero potenciar un color dado naturalmente en una escena? ¿Cuánta manipulación es demasiada, al punto de volverse algo artificioso, un truco?

Fotografiando en monocromo me tomo libertades de expresión sin complejos. No pretendo fotografiar “objetivamente”, ni con absoluta precisión. ¿Podré hacer lo mismo en Color? ¿Cómo pueden coexistir en un mismo proyecto el Monocromo el y Color? De tener un estilo reconocible en Monocromo, ¿podré continuarlo en Color, o aprovechando el cambio debiera de intentar diferenciarlo?

Y así, muchas, muchas más…

Un reto by Matias Hyde

Un reto: hacer una foto interesante de algo cotidiano.

Hace unos años caí en la trampa de buscar eventos únicos o de viajar a lugares lejanos para intentar hacer fotos interesantes. Pero pronto empecé a tener la sensación de que me estaba engañando, que no me estaba haciendo ningún favor. Más bien lo contrario.

¿Qué pasaría si algún día no pudiera viajar o ser testigo de un gran acontencimiento? ¿Sería capaz de hacer fotos interesantes de mi día a día, de las cosas y situaciones más mundanas?

Y en ese camino me encuentro actualmente, buscando ejercer una mirada más profunda sobre lo que doy por sentado, por visto, por conocido.

Matias Hyde -
20190410__Paseo Bajo_17 1.jpg

¿Cómo volver a verlo todo como si fuera la primera vez?

Recordar a un Perro Sin Nombre by Matias Hyde

Ésta es la razón por la que fotografío. Es mi declaración rebelde contra la niebla del paso del tiempo, el olvido y el desvanecer. Mi testimonio de la verdad de mi vivencia, el yo estuve aquí y así lo viví.

Para recordar.

Para recordar a este pobre perro sin nombre, que conocí en el peor momento de su vida, y que murió tan estoica y dignamente, acompañado.

Lo Perfecto es Enemigo de lo Bueno by Matias Hyde

Hoy quiero recordarme que siempre es mejor hacer un poco todo los días, lo que me sea posible, que apuntar a la perfección constante sin permitirme la opción de equivocarme o hacer algo mediocre. Que lo importante es mantener la constancia y la productividad.

Raymond Carver la tenía clara cuando escribía “un poco todos los días, sin esperanza, pero sin desesperación”.

 
Matias Hyde - Autorretrato
 

También lo dijo el bueno de Voltaire en su día, con otras palabras…

Lo Perfecto es Enemigo de lo Bueno.

¿Cómo es una Buena Fotografía? by Matias Hyde


Siempre creí en lo mucho que nutre estudiar la Historia del Arte (en todos los continentes y épocas) para desarrollar un lenguaje visual. Hacer un esfuerzo por entender cómo los artistas creaban, y desde qué lugar personal y bajo qué contexto socio-político lo hacían. En definitiva, entender cuáles eran los cánones de belleza a lo que se aspiraba entonces, o predominaba en cada civilización.

Me parece muy interesante la variedad de formas y expresiones artísticas que existieron y desarrollaron en toda la Historia de la Humanidad. Bajo mis ojos, no hay una mejor que la otra, son todas “buenas”, sino increíbles. Desde las maravillosas y atemporales pinturas en las cuevas de Chauvet en Francia y Altamira en España, a los relieves mesopotámicos, pasando por los dibujos y grabados de Hiroshige, hasta los retratos de Frida Kahlo. Todas son expresiones únicas, irrepetibles y MAGNÍFICAS.

 
Matias Hyde - FBuena
 

Ahora bien, ¿qué pasa con la fotografía? Como lenguaje, es muy, muy joven. De hecho, nos encontramos viviendo plenamente la Revolución Digital, que la siento como esa rebeldía propia de la adolescencia. El camino de la fotografía sigue actualmente en constante transformación, aún madurando. Por ejemplo, hace un siglo dominaba el Blanco y Negro, y sólo desde hace unas pocas décadas que el Color tomó las riendas…por no mencionar otros tantos casos.

Dentro de este crecimiento, distingo dos vertientes, que se entrelazan a veces confusamente. Una comercial, y otra artística.

La primera tiene muy claro lo que necesita, y dictamina cómo debe de ser una foto formalmente para ser válida: que respete hasta cierto grado determinadas reglas de composición, que utilice astutamente todas las cualidades de la luz (natural y/o artificial), sin contar con los enfoques críticos, y que contenga algunos trucos técnicos que no hacen otra cosa que homogenizar la producción global actual.

20190303_Matias Hyde_Casa Mati-466.jpg

La segunda vertiente, para mi, es la fotografía como expresión personal, siendo el foto-libro el sumun de un cuerpo de trabajo fotográfico.

Y es dentro de este contexto donde el dilema que una foto sea “buena” o mala pierde relevancia. Lo que sí importa es lo que el libro quiere decir, cómo te conmueve. Da igual si lo logra con un conjunto de buenas o malas fotos. Si algunas responden al canon más clásico, genial, y si otras rompen con el mismo, perfecto. Creo en el poder del total de cada una de esas partes.

Y creo también en que, hagamos lo que hagamos, sea siempre desde la dedicación y consciencia plenas.