Vivir las Preguntas by Matias Hyde

La primera pregunta que me plantearon en el primer workshop de fotografía personal al que asistí años atrás fue “¿por qué fotografías?”. ¡Qué pregunta incómoda! Sobre todo por el silencio que le siguió. Entonces no tenía idea. Simplemente hacía fotos. No me parecía muy urgente responderla, ni necesario planteármela. Seguía inocentemente el mantra de Anders Petersen, “fotografía con el corazón, no con la mente". Hago fotos, luego las edito. Punto.

Pero no pude esquivar esta nueva etapa de reflexión. Con el paso del tiempo, surgieron otras preguntas igualmente difíciles y que me mantuvieron despierto en más de una noche. “¿Surge de una necesidad vital, como un vehículo de autoconocimiento? ¿Quizás como una forma de relacionarte con el mundo? ¿Celebras este mundo o lo denuncias?”

Me pregunté estas cosas una y mil veces, siempre incómodo, siempre con respuestas vagas y que me resultaban poco convicentes. Podían variar de un día a otro, me contradecía… Parecía estar cada vez más confuso. ¿Podía la fotografía no tener sentido alguno?

Pero a base de seguir cuestionándome absolutamente todo, de luchar contra las dudas, de aceptarlas, poco a poco mi enfoque pareció empezar a definirse, mis opiniones acerca de la fotografía como medio de expresión personal se hicieron más rotundas, y a base de hacer fotos todos los días, el camino se fue despejando. Las respuestas llegaron una a una, y con ellas, una confianza como autor que desconocía. Y me sorprende que, a pesar de esta nueva lucidez, sigo fotografiando con el corazón, y editando con la mente, sólo que ahora lo hago con mayor convicción.

Muy recientemente, y en consonancia con todo este proceso, me recomendaron leer Cartas a un Joven Poeta de Rainer Maria Rilke.

En una de las cartas, Rilke aconseja al joven poeta lo siguiente:

Street- FoLa Workshop-11.jpg

“Tenga paciencia con lo que no está aún resuelto en su corazón y que intente amar las preguntas por sí mismas, como habitaciones cerradas o libros escritos en una lengua muy extraña.

No busque ahora las respuestas: no le pueden ser dadas, porque no podría vivirlas. Y se trata de vivirlo todo.

Viva ahora las preguntas.

Quizá después, poco a poco, un día lejano, sin advertirlo, se adentrará en la respuesta. Quizá lleve usted en sí mismo la posibilidad de formar y crear como una manera de vivir especialmente feliz y auténtica.

Prepárese para ella, pero acepte todo lo que venga con absoluta confianza.

Y siempre que algo surja de su propia voluntad, de alguna honda necesidad, acéptelo como tal y no lo odie.”

-Cartas a un Joven Poeta, de Rainer Maria Rilke

Tiempo de Transformaciones by Matias Hyde

Finaliza un año y comienza un período de reflexión que navega ente lo nostálgico del pasado y la euforia de ese mundo de posibilidades que ofrece el porvenir.

Matias Hyde - Balance 2018

De todos los aprendizajes que me nutrieron a lo largo de estos meses, el que tuvo un impacto brutalmente positivo en mi vida personal fue la epifanía del poder transformador que puede ofrecer la fotografía.

La capacidad de conocer personas, compartir momentos, y en su última expresión, la de desarrollar amistades.

Matias Hyde - Balance 2018
Matias Hyde - Balance 2018

A todos con quienes compartí estos breves y bellos momentos…mi más profundo agradecimiento. Enriquecieron mi vida de una forma que no puedo expresar en palabras.

Matias Hyde - Balance 2018
20180921_Hyde_Día de la Primera-1319.jpg
Matias Hyde - Balance 2018
Matias Hyde - Balance 2018
Matias Hyde - Balance 2018
Matias Hyde - Balance 2018
Oh me! Oh life! of the questions of these recurring,
Of the endless trains of the faithless, of cities fill’d with the foolish,
Of myself forever reproaching myself, (for who more foolish than I, and who more faithless?)
Of eyes that vainly crave the light, of the objects mean, of the struggle ever renew’d,
Of the poor results of all, of the plodding and sordid crowds I see around me,
Of the empty and useless years of the rest, with the rest me intertwined,
The question, O me! so sad, recurring—What good amid these, O me, O life?

Answer.
That you are here—that life exists and identity,
That the powerful play goes on, and you may contribute a verse.
— Walt Whitman

Trabajar una Escena by Matias Hyde

Una de las lecciones que me llevé al estudiar los Contactos de Magnum hace unos años es la de “trabajar una escena”. Desmistificar la idea de que algunas de las más icónicas imágenes de la historia de la agencia fueron tomadas a la primera, productos de reflejos innatos sobrehumanos de unos pocos privilegiados.

Ésto me quitó presión al momento de fotografiar, y me llevó a disfrutar más de todo el proceso de búsqueda.

Un ejemplo reciente, explorando una zona en Buenos Aires:

Empecé explorando la idea del  marco dentro del marco,  y un revelado digital más dramático.

Empecé explorando la idea del marco dentro del marco, y un revelado digital más dramático.

Continué saliendo del marco, y acercándome unos metros, buscando una composición con un punto de fuga más centrado.

Continué saliendo del marco, y acercándome unos metros, buscando una composición con un punto de fuga más centrado.

Mientras contemplaba la escena, salió brevemente el sol. Ésto me llevó a dar un paso más cerca, y a apronunciar el contraste ya natural en post-producción.

Mientras contemplaba la escena, salió brevemente el sol. Ésto me llevó a dar un paso más cerca, y a apronunciar el contraste ya natural en post-producción.

También me pregunté cómo se vería la escena desde el otro lado...

También me pregunté cómo se vería la escena desde el otro lado...

…y cómo se vería más de cerca.

…y cómo se vería más de cerca.

Personalmente, siempre me ayudó a entender mejor lo que veo, y a mi mismo;

a practicar cuestiones más formales como composición y encuadre.

Y a recordarme que es muy enriquecedor cambiar el punto de vista de partida, animarme a explorar otras opciones, más allá de que la foto que elija finalmente sea la primera tomada (o de las primeras, como suele ser frecuente, de hecho).

Desaprender lo Aprendido II - Accidentes by Matias Hyde

Partiendo de una formación técnica muy exigente, suelo esperar de mi trabajo pulcritud, y sobre todo, tener control de todo el proceso fotográfico, desde la toma en cámara, pasando por el proceso de revelado (tanto analógico como digital), hasta el copiado en papel.

En este camino de constante evolución, sigo cometiendo "errores" de exposición, enfoque, encuadre, etc. Cuando analizo estas fotos accidentadas, mi primer impulso es el de descartarlas, con un desdén y rechazo que no dejan de sorprenderme. Por suerte, nunca lo hago y las guardo “por si algún día me sirven para quién sabe qué”. Ese día llegó, aunque de forma gradual, y me obligó a reflexionar sobre todo este asunto.

Matias Hyde - Accidentes

¿Por qué tengo estos accidentes en tan baja estima y no los considero como posibles vías de juego fotográfico? ¿Es, acaso, porque visualmente no pertenecen a un determinado canon de calidad, ese tirano estándard establecido por la fotografía más tradicional y conservadora en la que me formé?  

¿Quién dice (y por qué habría de opinar igual) que lo nítido es mejor que lo movido, que lo claro es mejor que lo oscuro, que, en definitiva, hay una sóla manera de hacer fotografías dignas de apreciación?

Matias Hyde - Accidentes

A ese tirano, le digo, citando a Whitman:

Yo también soy indomable e intraducible,y sobre los tejados del mundo, suelto mi graznido salvaje.
— Canto a mí mismo, Walt Whitman

Hago fotos para mi, y como a mi me gustan.

Infancia by Matias Hyde

Gracias a Florencia Lo Re, conocí el siguiente poema de Rainer Maria Rilke. La infancia es una temática que llevo años explorando fotográficamente. Es la etapa de la vida que más me inspira y nutre creativamente.

Deseo y espero seguir siempre conectado a ella.

Infancia - Matias Hyde
Sería bueno meditar mucho, para expresar algo de lo así perdido, de aquellas largas tardes de la infancia que así nunca volvieron - ¿y por qué?

Aún nos acordamos-: quizás en una lluvia,
pero ya no sabemos lo que eso significa;
nunca más estuvo la vida tan llena de encuentros,
de volverse a ver, de seguir avanzando

como entonces, cuando no nos sucedía más que lo que sucede a una cosa y a un animal:
vivíamos entonces lo suyo como humano,
y nos llenábamos hasta el borde de figuras.

Y nos hicimos tan solitarios como un pastor,
y tan sobrecargados de grandes lejanías,
y como desde lejos tocados y elegidos,
y lentamente, como un largo hilo nuevo,
insertados en aquellas series de imágenes
en que ahora nos desconcierta persistir.
— Infancia, Rainer Maria Rilke

Más y Menos by Matias Hyde

Matias Hyde - Menos es Más

Durante años, me interesó y exploré la idea de encuadrar muchos elementos dentro de una misma composición. Dejar que la mirada vague por la escena fotografiada, encontrando en el camino detalles cuan tesoros en un mapa pirata. (Se me ocurre que este interés tenga su raíz en mi fascinación por los libros de "¿Dónde está Wally?" en mi infancia).

Es un reto realmente entretenido, buscar, encontrar y elegir cómo fotografiar una escena donde suceden muchas cosas simultáneamente. Me pregunto, ¿cómo puedo añadir complejidad al encuadre? ¿Cómo completar cada esquina y centro con gestos, miradas, rostros, fragmentos de cuerpos?

Pero desde hace unos meses, empecé a experimentar con la simplicidad. ¿Qué o quién es realmente lo más importante en la fotografía en cuestión? ¿Qué puedo restar del encuadre para magnificar dicha presencia? 

Matias Hyde - Menos es Más

Cuando tengo dudas sobre cuán simple o compleja puede ser la lectura de una foto, utilizo una técnica que aprendí en dibujo del natural en Bellas Artes. Esta técnica consiste en entrecerrar los ojos para apreciar la dirección general de la luz y las tonalidades dominantes, con un ligero desenfoque, eliminando así cualquier detalle que pudiera entorpecer dicha evaluación. 

Así sería el efecto simulado con Desenfoque Gaussiano en Photoshop:

Matias Hyde - Menos es Más
Matias Hyde - Menos es Más
Simplicidad compositiva lograda por una clara separación Figura-Fondo

Simplicidad compositiva lograda por una clara separación Figura-Fondo

Matias Hyde - Menos es Más
Simplicidad lograda con claras separaciones de luz y forma.

Simplicidad lograda con claras separaciones de luz y forma.

Al hacer el mismo ejercicio con composiciones más complejas en contenido y forma, las distinciones ya no son tan claras.

Matias Hyde - Menos es Más
20120801_Hyde_Hoyo de Manzanares26-Edit2.jpg

Personalmente, disfruto con el reto práctico y creativo que ofrecen ambas formas de componer, y la manera en que me detienen a leer una foto. Una lectura resulta más inquieta, incluso nerviosa, y la otra más contemplativa.

Y creo que dentro de un mismo proyecto, su combinación puede ser muy poderosa para quebrar o dinamizar sus ritmos internos. 

Atenea by Matias Hyde

Matias Hyde - Mentor

Atenea adoptó la forma humana de Méntor para educar a Telémaco, hijo de Ulises.

A raíz de este personaje, se creó el término “mentor” para referirse a la persona que guía y comparte su experiencia y sus conocimientos a través de encuentros con la persona que mentoriza.

Muy recientemente, la vida me regaló la presencia de una Atenea que me inspira con cada encuentro.

To Thank A Mentor

“Late at night, when the bugs are out, 
And the snores haunt the hallways round and about, 
A little girl sits contemplating a word to fit, 
To finish a letter of admit.
(…)

Yet here I am searching words for You, 
To say at least a good thank you.
Whether that is enough, no one will know, 
For the greatness of you, will then never quite show...

(…)

For that I embrace you as my Mr. Magorium, 
Your knowledge the great emporium, 
With love I seal my respect
To you all my conquers reflect.

I thank you dear and close to my heart, 
In hope that you know you have played a part, 
In a young life that will oneday fly
Into an inspired sky. “

- Albertine Geyer

"Si hay dolor, aliméntalo" by Matias Hyde

Meses después de ver Call Me By Your Name (Llámame Por Tu Nombre), leo y releo, una y otra vez, una conversación entre Elio y su padre, Mr. Perlman. (spoiler alert)

Matias Hyde - Si hay dolor aliméntalo .jpg

“Si hay dolor, aliméntalo. Si hay una llama, no la apagues, no seas cruel con lo que sientes (...) Nos despojamos de tanto con tal de curarnos lo más rápido posible, que acabamos rompiéndonos a los 30 años. Cada vez tenemos menos que ofrecer cuando empezamos con alguien nuevo (...)

Nuestros corazones y cuerpos se nos regalan una vez en la vida. Antes de que te des cuenta, tu corazón ya está gastado. Y llegará un punto en que nadie querrá mirar tu cuerpo. Menos aún acercarse a él.

Ahora sientes tristeza, dolor, pero no lo mates, ni con ello el placer que has sentido.”

André Aciman - Call Me By Your Name

Me pregunto…

¿Cuánto sacrifiqué en el camino? ¿Cómo moldeó ello mi forma de sentir y percibir la vida? ¿Qué estoy matando hoy, y qué dejando salir a la superficie, por ejemplo, en ocasiones y quizás inintencionadamente, en forma de fotografías?